Explicación del nuevo cuadro de Andrés Coindre (2018) por su autor

El primer encuentro con la figura del P. Andrés Coindre fue en la casa de los Hermanos  Corazonistas en Madrid. El Hno. Carlos Almaraz (provincial de España) me fue mostrando las diferentes versiones que, a lo largo del tiempo, se habían ido realizando del retrato del Fundador.

Son muchas las veces que me he enfrentado profesionalmente con la tarea de interpretar el rostro de alguien que ya no vive, y el primer paso que doy es conseguir documentación fidedigna, ya sea en forma de relatos escritos, dibujos o fotografías de la persona en cuestión.

En este caso, la litografía entregada por Claudina Thévenet al Padre Ballet en 1826 ha sido mi “piedra Rossetta” para reconstruir una imagen actualizada del Fundador y, al mismo tiempo, lo más fiel posible a su personalidad ya que, a pesar de haber sido hecha de memoria, es la más antigua que se conoce.

Para acercarme al carácter del P. Coindre he acudido principalmente a este testimonio de una persona que le escuchó durante las misiones: “Jamás olvidaré al P. Coindre, sacerdote apostólico donde los hubo, de porte majestuoso, talla imponente, carácter noble y corazón ardiente”.

Al leer este texto comprendí  que mi trabajo consistía en aportar a la imagen de 1826, un tanto distante y estática, la cercanía y vitalidad que conmovió a aquel testigo cuando vio y escuchó al P. Coindre. De este modo, comencé a imaginar al Fundador mirándonos de frente, con expresión confiada y espont

ánea, que transmite y provoca fuerza, seguridad y afecto.

Han sido necesarias muchas sesiones de trabajo, reflexión y puesta en común con Carlos y otros hermanos para llegar a este nuevo retrato del Fundador.

Después de un boceto a lápiz, empecé el cuadro a color con pintura acrílica sobre tabla, técnica que he empleado desde el inicio de mi carrera para toda  mi obra pictórica. Me gusta la inmediatez del acrílico, que permite gran libertad técnica y es la mejor herramienta que he encontrado para dar forma y visibilidad a lo que imagino.

Al igual que con el P. Coindre  he realizado varios retratos de diferentes fundadores y fundadoras de congregaciones religiosas, fundamentalmente para los HH. Maristas, de quienes formé parte y a cuyo fundador, Marcelino Champagnat, he tenido ocasión de pintar en cientos de dibujos e ilustraciones, así como en muchos retratos individuales o grandes murales.

Espero que este retrato de vuestro Fundador despierte la curiosidad y el interés de quienes lo observen y sea un primer paso para querer conocer más en profundidad su figura y su obra.

Gracias a Carlos Almaraz y a todos los  Hermanos Corazonistas por confiarme la imagen de alguien tan necesario y querido como es vuestro PADRE.

Gregorio Domínguez González (Goyo)

San Pedro Cholula, Mexico
Nota de autor: Al terminar en 1987  la carrera de Bellas Artes en Madrid, comencé a  exponer mis cuadros por galerías de Gran Bretaña, Francia, Holanda y Estados Unidos, siendo el principal  motivo de mi inspiración la figura humana.
Recent Posts

Dejar un comentario

Contacto

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search