Los “grupos de crecimiento” en la Provincia de Senegal

Hace casi doscientos años, le fue acordada una gracia especial del Espíritu Santo a nuestro fundador, el Padre André Coindre.  A partir de esta nació una intuición que da frutos hasta hoy en día.  Anima nuestra misión y la incluye.  Las dos muchachas encontradas en el portal de la Iglesia Saint Nizier han suscitado en el corazón de nuestro fundador compasión y preocupación por ayudarlas a reencontrar su dignidad de criaturas amadas por Dios y por los hombres.  Con coraje y determinación, ayudado por Saint Claudine Thévenet, se ocupó de dar a los jóvenes de su época una formación integral con vistas a convertirlos en hombres y mujeres listos para afrontar la vida que se les presentaba delante de sí.  Nosotros continuamos su obra y tratamos de hacerla fructificar por la gracia del mismo Espíritu que lo guiaba y lo fortificaba.

 

Siguiendo estos pasos, los hermanos del Sagrado Corazón de la Provincia de Senegal tuvieron una intuición nacida de una constatación:  “Hay jóvenes allí, entre nosotros, y tienen preguntas profundas.  No es difícil llegar a la fuente de sus interrogantes cuando se tejen con ellos relaciones llenas de confianza.  O sea que hay un terreno listo puede recibir el grano del crecimiento y de la expresión de su fe, lo cual sería posible por medio una pastoral llevada a cabo en nuestros establecimientos”. Para hacerlo, los iniciadores de esta pastoral han pensado en crear una animación de los jóvenes en nuestros establecimientos que solicita de ellos presencia y compromiso para percibir al máximo aquello que “se mueve en ellos” y ayudarlos a expresarlo para crecer y madurar mejor.  Los hermanos han creado un marco para hacer creíble su testimonio y permitir a los jóvenes sentirse implicados en su desarrollo integral.

 

La visión que acompaña esta intuición es la siguiente:  “los jóvenes necesitan un grupo sano y estimulante, en donde sean acogidos calurosamente y personalmente.  Se trata de reconocer y de apreciar los talentos y los dones de cada uno, de escuchar, de hacer intercambios en talleres, de fraternizar, de jugar, de abrirse, de brindarse proyectos y de superarse.  Son algunos de los aspectos que impulsarán los momentos de encuentros con los jóvenes y las jornadas pasadas juntos”.

 

La misión que les incumbe a los hermanos y a sus colaboradores en la vida es “ser para los jóvenes de nuestros establecimientos escolares agentes activos de su crecimiento, tanto humano como espiritual. Saber reconocer su sed, sus talentos, hacer de ellos gente responsable capacitándolos y brindándoles las herramientas necesarias para que se conviertan en líderes que sabrán hacer brillar en su entorno una fe dinámica en la actualidad”.  El plan de acción incluye la creación de grupos y la planificación de actividades.

 

Detallamos aquí algunos temas sobre los que se sugiere una animación:

Desarrollo personal

Temas: cómo triunfar en mis estudios; el rol de la escuela en mi crecimiento; qué debo hacer para tener un buen crecimiento físico, moral y espiritual?

Aportes: cuál es mi proyecto de estudios?  Aprender a aprender; cómo tomar una decisión ligada al sentido que quiero dar a mi vida, la confianza en sí mismo.

 

Vivir juntos

Temas: adónde va el mundo y por qué tanta violencia, el respeto hacia cada una de las personas

Aportes: el hombre florece en la relación, qué decisiones le requiere al adulto el vivir juntos?

 

Desafíos de la sociedad

Temas: el aborto, la prostitución, la sexualidad, las ventajas y las desventajas de las TIC

Aportes: la familia, importancia y rol; la relación muchachos/chicas; las TIC

 

Particularidad de la fe cristiana

Temas: la relación ciencia y fe; las sectas y su influencia

Aportes: la fe

 

Orar y celebrar

Temas: cómo orar; el cristiano en el mundo moderno

Aportes: la oración; la celebración eucarística

 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacto

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search