Efemérides de Febrero

2 de febrero de 1840

El Hermano Policarpo fundó en la capilla de Paradis (nueva casa-madre del Instituto, próxima a Le Puy, en Francia) una Cofradía dedicada al Corazón de María. Él era un gran devoto de la Virgen María y ya había fundado una similar en la localidad de Vals, donde, con anterioridad, había sido director de un colegio .

Esta fundación se asoció a la Archicofradía del Inmaculado Corazón de María, establecida en la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias, de París.

La primera inscripción de integrantes tuvo lugar el 25 de marzo de 1840. La lista de los 29 Hermanos se abría precisamente con el nombre de “Hno. Polycarpe”, quien en ese momento era Segundo Asistente General del Instituto.

 

3 de febrero de 1837

Muere Santa Claudina Thévenet, la gran compañera de Andrés Coindre, Fundadora junto con él de una Asociación Seglar de Señoritas llamada la “Pía Unión”; de la cual surgirá en 1818 la Congregación religiosa de las Damas de los Sagrados Corazones de Jesús y de María (Religiosas de Jesús-María).

El 29 de enero de 1837 la comunidad se reunió en torno a la Madre que iba a recibir los últimos sacramentos. El Padre Pousser le dirigió unas duras palabras de despedida:

“Ha recibido usted de Dios gracias para convertir un reino. ¿Qué ha hecho usted de ellas? Usted es un obstáculo para el progreso de la Congregación. ¿Qué responderá a Dios, que le pedirá cuentas de todo?”

Se siguió un silencio impresionante. La Madre callaba también. Un sollozo en su corazón y una apacible dulzura en el rostro. Por la noche se le manifestó una hemiplejia, cayendo en un estado de sopor, con algunos intervalos de lucidez. El día 1ro le oyeron exclamar claramente, con una expresión de gozo: “¡Cuán bueno es Dios!” Son las últimas palabras que pronunció. Murió el 3 de febrero a las tres de la tarde.

 

7 de febrero de 1927

La Santa Sede aprobó las Constituciones del Instituto. Los Hermanos del Sagrado corazón nos convertimos así en una Congregación Internacional de Derecho Pontificio a todos los efectos.

La Sagrada Congregación de Reli­giosos, después de haber examinado nuevamente el texto de nuestras Constituciones que tenía en su poder desde finales de 1925, dio su aprobación definitiva. Era la cuarta y última etapa.

El Hermano Urcize, Superior General, dedicó una circular entera al anuncio de esta feliz noticia. Pedía que, en agradecimiento, el pri­mer viernes de mayo fuera Día de Acción de Gracias; y el primer viernes de junio Día del Papa, sirviendo también ambas fechas para desarrollar en los Hermanos el culto a nuestras Constituciones, hecho “de agradecimiento profundo, de sincera veneración, de estima filial y de adhesión indisoluble”.

 

17 de febrero de 1984

Se le concedió el título de “Venerable” al Hermano Policarpo, paso previo a la beatificación y a la canonización.

El Papa Juan Pablo II declaraba: “Aparece evidente que el Siervo de Dios Policarpo Gondre ha practicado en grado heroico las virtudes de Fe, Esperanza y Caridad para con Dios y para con el prójimo, así como las virtudes cardinales de Prudencia, Justicia, Fortaleza, Templanza y las demás anexas en el caso y para el fin de que se trata.”

Esto significa que el Hno. Policarpo vivió como un santo e hizo todo lo que estuvo a su alcance para llevar una vida cristiana ejemplar, por tanto es un modelo para todos los Hermanos del Sagrado Corazón y todos los laicos o seglares que comparten nuestro carisma.

El Postulador de la Causa ante la Santa Sede era el Hno. José Luis Gómez.

 

19 de febrero de 1956

Llegada de los primeros Hermanos del Sagrado Corazón a Colombia.

En 1954 el Consejo General animó a la Provincia de España a fundar en otro país de América del Sur. Esto coincidió con la solicitud del Nuncio del Papa en Colombia, quien escribió al Hermano Provincial solicitando Hermanos. Éste, Hno. Esteban Múgica, viajó a Colombia y regresó con un montón de ofertas y posibilidades. El 28 de enero de 1956 el Consejo Provincial tomó la decisión de fundar una nueva obra en la ciudad de Barranquilla.

El Hermano Aurelio (Tomás Larrea) salió enseguida de Buenos Aires rumbo a Barranquilla para buscar un lugar apropiado para un colegio y para la residencia de los Hermanos. A mitad de febrero se le unieron desde España los Hermanos Julián (Ángel Moraza) y Juan Antonio (Germán Sáenz de Zaitegui), tras un viaje en avión con escalas en Lisboa, Las Azores y Puerto Rico. La primera comunidad de Hermanos en Colombia se había conformado.

 

21 de febrero de 1930

Llegada de los Hermanos del Sagrado Corazón a Argentina.

Los Hermanos habían llegado a fines de 1927 al Uruguay y habían establecido allí (en la ciudad de Trinidad) la primer obra del Instituto en América Latina. Pronto surgió el deseo de cruzar el Río de la Plata y fundar también en Argentina.

A comienzos de 1930, en respuesta al pedido del Párroco de Bell Ville (Provincia de Córdoba), se fundó allí la primer obra en Argentina. Si bien la presencia en dicha ciudad no duró muchos años, fue la base para realizar otras fundaciones que perduran hasta la actualidad.

 

26 de febrero de 1787

Andrés Coindre nació en Lyon, primero de siete hermanos de los cuales sólo sobrevivieron tres. Sus padres, después de su matrimonio en julio de 1786, se habían instalado en Lyon, en pleno barrio habitado por la nobleza.

Habían llegado en el momento en que comenzaba una grave crisis social, política y económica, por lo que suponemos que sus comienzos en la ciudad no fueron nada fáciles. El cabeza de familia, Don Vicente Coindre, era sastre y tuvo que abrirse camino con grandes dificultades entre la sociedad noble del barrio en que vivía.

Andrés nació en una casa de la calle Saint-Dominique (en 1794 pasó a denominarse calle Chalier y hoy en día se llama calle Émile Zola) que desemboca en la gran plaza de Bellecour. Allí nacieron igualmente sus dos hermanas María Marta y Juana María en 1793 y 1794.

 

28 de febrero 1787

Andrés Coindre fue bautizado, según consta en los registros de la iglesia de Saint-Nizier de Lyon:

“El 28 de febrero de 1787 he bautizado a André, nacido anteayer, hijo de Vincent Coindre, sastre, y de Marie Mifflet, su esposa, actuando de padrino André Moine, hortelano de La Guillotière, y como madrina Françoise Mifflet, esposa de Louis Déduit, empleado de almacén. Testigo de ello y a requerimiento, ha firmado el padre, no los demás por ser analfabetos.”

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacto

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search