Costa de Marfil: Un misionero canadiense en Costa de Marfil

Originario de Rouyn-Noranda, Quebec, el hermano Yvon Blais es misionero en Costa de Marfil desde 1966.  Fue profesor, director de colegio; desde septiembre 2006, a la edad del retiro “activo”, se encuentra en el colegio católico Kirmann de Abengourou donde presta diversos servicios.

Situación de mi misión

 

Desde septiembre de 2006, fui afectado al colegio católico Kirmann de Abengourou (Kirmann viene del nombre del primer cura de Abengourou en 1928).  Abengourou es una ciudad en el este de la Costa de Marfil, a 30 km de Gana, el país vecino, y a 210 km de Abidjan.  Es una ciudad real con un rey y costumbres muy particulares.  El colegio Kirmann fue fundado en 1965 por tres hermanos del Sagrado Corazón de la antigua provincia comunitaria de Montreal en el tiempo en que el hermano Donat Lefrançois era superior.  Es un colegio mixto de primero y segundo ciclo que acoge aproximadamente 900 alumnos sin internado.  El colegio está dirigido por hermanos marfileños desde 1997.  En consecuencia vivo con dos hermanos marfileños y un hermano togolés: el hermano Célestin Gnabri, director, hermano Servais Guisso, superior, hermano Martin Kotchadjo, ecónomo del colegio y de la comunidad local.

 

Lo que vivo en Abengourou actualmente:

 

Después de haber enseñado catequesis durante 10 años en el colegio, he tenido que reciclarme en el lugar pues tenía problemas en mi voz. Realicé entonces un sueño de juventud: evangelizar a los jóvenes de cualquier edad a partir de un despacho abierto a la juventud en la ciudad en la que vivo.  Convertí entonces a mi despacho (llamado “pequeño paraíso”) en un centro de atención que ofrece múltiples servicios a los jóvenes que me rodean.  Todos estos servicios me mantienen cercano a los jóvenes y me dan la ocasión de evangelizar de forma moderna, adaptada y descontracturada.

 

Digo bien “descontracturada” pues la puerta de mi oficina está siempre abierta. En mi despacho puedo ver a cualquiera, porque recibo tanto chicas como muchachos e inclusive a chicos del primario.  Es cierto que el clima cálido permite tener la puerta abierta permanentemente.  Es una ventaja en África.

 

Servicios que brindo en mi “pequeño paraíso” a la “edad del retiro activo”:

 

  1. Escucha de jóvenes.

Aproximadamente 20 a 30 jóvenes vienen a verme todos los días para explicarme los problemas de su vida.  Hago una escucha individual y también escucha en grupo.  En África, la escucha en grupo de amigos es popular y requerida por los mismos jóvenes.  Los problemas de un joven pueden ser abordados delante de sus propios amigos y es la ocasión para mí de hacer bien a varios jóvenes al mismo tiempo.  Cosa extraña, es el mismo joven que tiene un problema el que quiere que sus compañeros estén alrededor de él para darle seguridad.  A menudo les doy a estos jóvenes uno o dos boletines educativos que guardo de reserva y que conciernen al problema del joven.

 

  1. Rincones de oración

Desde hace más de 10 años, hago hacer rincones de oración en las habitaciones de los jóvenes y a menudo también en la de los padres.  Recibo cada año 500 a 600 kg de imágenes religiosas y de objetos piadosos.  Tengo la alegría de tener un benefactor que financia cada año el transporte de mis encomiendas por el correo por barco.  Logré establecer una cadena perfecta y gratuita entre Canadá y Abengourou.  Y sí, la evangelización de los jóvenes en África puede pasar por rosarios, medallas, crucifijos, imágenes religiosas, biblias pequeñas y libritos de oraciones.  El despertar de la fe necesita de signos sensibles y visibles en los jóvenes.  Cada joven que viene a verme recibe algo para su rincón de oraciones.

 

  1. Decoración de los cuadernos de catequesis y de catecumenado de los jóvenes.

Cuando recibo los calendarios de Sagrado Corazón sin vender cada año, los reciclo en el catecumenado y la catequesis.  Miles de cuadernos son así decorados por los jóvenes cada año.  La belleza religiosa de estos cuadernos evangeliza indirectamente a otros jóvenes que hojean estos cuadernos en la casa.  Estoy bien equipado para hacer muy bellos los cuadernos de los jóvenes.  Los autoadhesivos religiosos agregan un toque mágico a estos cuadernos, en sí mismos, hermosos.  Todos mis visitantes tienen también derecho a autoadhesivos religiosos en su celular.  Aquí todo lo que es religioso y hermoso contribuye a evangelizar sin que lo sepamos.

 

  1. La venta de provisiones escolares sin beneficio.

Con fines de ayudar a los jóvenes pobres de Abengourou, vendo las provisiones escolares al precio de costo.  Esto me da la ocasión de conocer a muchos jóvenes que de otro modo no conocería.  Voy “a la pesca” entre estos jóvenes que yo desconozco y les propongo a menudo el catecumenado si tienen el deseo de volverse católicos.  En mi vida, todo es pretexto para”pescar”como Jesús lo desea o para hacer mucho bien a todas esas caras amistosas que se presentan delante de mí.

 

  1. El club de buena vida.

Viendo las dificultades de muchos jóvenes en las ciudades en donde trabajé, decidí hacer algo positivo por ellos.  En el año 2000 promoví en Gagnoa un club de buena vida que tiene por objetivo mostrar a los jóvenes cómo vivir antes de casarse o de comprometerse en una vida consagrada a Dios.  Este club funciona muy bien en Abengourou y llega aproximadamente a 500 jóvenes de la ciudad.  También se implantó en otras ciudades: Abidjan y Yamoussoukro.  Imprimo muchos papeles para los jóvenes del club.  Estos papeles son leídos no solo por los miembros del club, sino también por los amigos de los jóvenes del club.  Muchas fotocopias se hacen también en los entretelones.

Se dice que las palabras vuelan con el viento y los escritos quedan.  Soy testigo de muchas conversiones o de retorno a la buena vida gracias a este club.  A menudo oriento a los jóvenes que quieren vivir el sacramento de la reconciliación hacia un sacerdote amigo marfileño que está retirado; él los recibe con misericordia y bondad.

 

  1. El cuaderno llamado “espiritual”

En 1982, participé en un caso de una joven de 17 años que estaba decidida a suicidarse.  Me había escrito por medio de una amiga antes de pasar al acto.  De este diálogo con esta adolescente nació el cuaderno denominado “espiritual” porque oramos en él.  Fue el comienzo de una aventura imprevista y muy especial con los jóvenes en dificultad que estaban a mi alrededor.  Desde 1982, he realizado aproximadamente 650 cuadernos espirituales a razón de 20 a 30 cuadernos por año.  El cuaderno espiritual es propuesto con entera libertad a los jóvenes con problemas.  Muchas veces son los jóvenes mismos que piden este cuaderno ya que no pasa desapercibido en el medio en que estos se mueven.  De este diálogo profundo con los jóvenes nace una amistad espiritual muchas veces duradera que rinde sus frutos enormemente a aquellos  nacidos a menudo, en un hogar roto.  Hay un rincón de oración en este cuaderno distinto a los otros cuadernos.  Es la presencia de Jesús que cambia el corazón de los jóvenes en dificultades.  Cuando tuve la fiesta de mis cincuenta años de vida de misión el 7 de mayo de 2016 en Abidjan con mis antiguos alumnos, muchos de ellos atestiguaron lo positivo que fue en sus vidas adolescentes este cuaderno especial.  Este cuaderno es ahora leído por sus hijos adolescentes.  Continúo con estos cuadernos en Abengourou en mis momentos libres.

 

  1. La ayuda a los jóvenes por correo electrónico, mensajes texto y Facebook

Muchos jóvenes me conocen en donde vivo y cuando nos separamos, lo comenzado puede continuar por Internet y Facebook o por mensajes de texto pues todos los jóvenes tienen celulares ahora en África.  He continuado entonces el apostolado con los jóvenes allí donde estén.  Mensajes bien tipeados inspirados por el Señor tocan los corazones de los jóvenes y se convirtieron en una herramienta de “pesca” formidable para recuperar a los jóvenes perdidos en los numerosos males de nuestra sociedad moralmente y espiritualmente enferma.  Este trabajo, lo hago incluso en vacaciones en Quebec en mis momentos libres pues hay Wi-Fi en todos lados en nuestras casas.  Si el Padre André Coindre pudiera revivir hoy, tendría seguramente una computadora y un celular.  Soy testigo de tales maravillas en la vida de los jóvenes con estas herramientas modernas.  He aprendido sobre la marcha el arte de “pescar almas” de una forma delicada y con el respeto de la libertad de los jóvenes.  Me adapté al África para hacer este trabajo que sería casi imposible en Canadá.

 

  1. Ayuda a dos huérfanos.

Desde hace una decena de años, apadriné a dos huérfanos con benefactores canadienses y marfileños.  Esto permite a dos jóvenes sin familia inmediata escolarizarse, ser alojados y alimentados y esperar un futuro mejor.  Los dos están llegando ahora al mercado del trabajo.  Con la ayuda de antiguos alumnos bien ubicados en la sociedad, trabajo actualmente para encontrarles un buen empleo a fin de que vuelen con sus propias alas en la vida.

 

  1. El catecumenado de los jóvenes y adultos de mi parroquia.

Desde hace once años, me ocupo de las inscripciones en el catecumenado de los jóvenes y adultos de mi parroquia que se lleva a cabo en nuestro colegio.  Este catecumenado llega aproximadamente a 300 jóvenes y 40 adultos.  Aprovecho para compartir con los catecúmenos muchas cosas religiosas que recibo de Canadá.  Hay toda una vida alrededor de estos catecúmenos en camino al bautismo y la confirmación (5 años de catecumnado en total)  Muchos de los catecúmenos vienen a hablar conmigo por los problemas que plantea su inscripción al catecumenado (sobre todo los musulmanes y los paganos)

  1. Préstamo de libros espirituales y educativos.

Siendo el último hermano canadiense en Costa de Marfil, he heredado a menudo bibliotecas personales de los hermanos que vuelven a Canadá.  He decidido entonces dar utilidad a estos libros, prestándolos a jóvenes o a adultos.  Cada año también, recibo más de un centenar de libros espirituales y educativos que aumentan mi biblioteca.  Pongo estos libros a disposición de mi comunidad local, de los profesores, de padres de alumnos y de los jóvenes que conozco bien en toda la ciudad de Abengourou.  Los préstamos de libros se hacen cada día en un momento preciso.  Lo que atrae más a los jóvenes son las historietas  de la vida de santos.  Hay también préstamo de libros educativos para los adolescentes.  Son libros de educación en el amor hechos por religiosos y sacerdotes que han trabajado en África.

 

  1. Servicios diversos

Como tengo un despacho bien equipado y bien situado en el colegio, me llaman para brindar múltiples servicios en mi entorno.  Algunos ejemplos de servicios son:  préstamos de tam-tam para los partidos, las fiestas y la JEC, inflado de pelotas, reparación de cuadernos y libros, reparación de sandalias, comisiones en la ciudad para mi comunidad local y el colegio, el correo, el diario, etc…

 

Como ustedes pueden ver mis jornadas están bien completas en Abengourou.  Ignoro la desocupación y el aburrimiento.  Vivo feliz como un “abuelo” rodeado de una multitud de “nietos” que son los jóvenes de la 3ra generación de mi carrera de educador.  El Señor me da buena salud y sé que la oración de los jóvenes por mí tiene algo que ver con eso.

 

He aquí una percepción de mi “rincón” del paraíso en el Este de la Costa de Marfil.  Cuento con vuestras oraciones.

 

Yvon Blais, s.c. Misionero en Costa de Marfil

 

Abengourou

País:Costa de Marfil

Distrito: Comoé

Región: Indénié-Djuablin

Lenguas habladas: Agnis, francés

Densidad: 22 km/km2

La población es de 160.000 habitantes durante el año escolar y de 116.000 de habitantes durante el período de vacaciones.

Hay 22 colegios secundario en la ciudad y 30 escuelas primarias.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacto

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search